• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

'Las ingenierías requieren una reingeniería'

Fuente: www.eltiempo.com

La Ingeniería colombiana necesita una reingeniería, que debe desarrollarse de forma articulada desde la academia, el Estado y el sector empresarial.

En eso coinciden el presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros ACIEM, Julián Cardona Castro, y el decano de la facultad de ingeniería de la Universidad de los Andes, Eduardo Behrentz; ambos insisten en que el campo de la ingeniería es vital para el desarrollo sistémico del país, pero que hay carencias de canales de comunicación con los jóvenes y hasta con la industria para que reconozcan la importancia de esta profesión y para conocer también las necesidades de las organizaciones.

Cardona y Behrentz hablaron con El Tiempo sobre este tema, a raíz del debate generado tras la publicación, en este diario, del informe ‘Preocupante déficit de ingenieros en Colombia’, y que puso en evidencia, a partir de diagnósticos de entidades como la Asociación Colombiana de Facultades de Ingenierías (Acofi), la existencia de un déficit de estos profesionales en el país, sobre todo en las áreas de tecnología, energía eléctrica y agricultura.

Julián Cardona: ‘Muchos de los ingenieros que se van, han egresado de la U. pública’

¿Qué diagnóstico tienen ustedes de la situación de los ingenieros en el país?

En general, existen problemas de empleabilidad para los ingenieros del país, porque las inversiones que ha hecho el Estado en innovación son muy bajas. En el caso de los electrónicos, por ejemplo, y solo analizando el caso de Bogotá y Cundinamarca, el desempleo entre ellos oscila entre el 20 y 25 por ciento, porque el Gobierno nacional no está creando programas de desarrollo en esta industria. Por eso le hemos insistido que no se centren solo en formar personal calificado en el desarrollo de aplicaciones, pues la tecnología es más que eso, insistimos en que inviertan en este sector.

¿Cuál es la responsabilidad de las empresas?

Las empresas necesitan producir, no son entidades formadoras. Es tarea del Ministerio de Educación y de los demás preocuparse por la actualización de sus ingenieros.

¿Y qué ha pasado con la academia?

La realidad es que muchas universidades no han actualizado sus programas de ingeniería para ponerlos a tono con el mercado internacional; por eso muchos egresados carecen de habilidades que son requeridas en la industria mundial, y eso también contribuye al desempleo. Por eso digo que la ingeniería necesita una reingeniería. Hace 15 años Abet, una institución de Estados Unidos que acredita estos programas en ese país, esbozó el perfil del ingeniero del siglo XXI, afirmando que este profesional ya no puede seguir siendo calculista y matemático y ceñido al diseño; debe tener un perfil más social, capacidad de trabajo en equipo, hablar varios idiomas y tener una visión contextualizada del mundo… hacia allá se debe volcar la reingeniería de estas carreras.

Se dice que muchos buenos ingenieros terminan yéndose al exterior…

El fenómeno sí se presenta, porque encuentran más oportunidades y mejores salarios afuera; eso tiene el agravante de que muchos de ellos son egresados de universidades públicas, es decir que se educaron con los impuestos de los colombianos y ellos no revierten sus conocimientos acá.

¿Qué debe hacerse para incentivar en los bachilleres el gusto por las ingenierías?

Lo primero es revisar los programas de ingeniería para que se contextualicen con el mundo, que el Ministerio de Tecnología destine partidas para el desarrollo de una industria nacional en temas de ingeniería hidráulica, atención de desastres… e insisto: no centrarse en el desarrollo de aplicaciones.

¿Qué tipo de ingenieros requeriría el país en un escenario de posconflicto?

Necesitamos ingenieros altamente capacitados en componentes técnicos, pero con una visión social y encaminada a encontrar soluciones a las necesidades del país.

Eduardo Behrentz: ‘No estamos atrayendo suficientes talentos a la ingeniería’

¿Por qué las ingenierías son tan importantes para el desarrollo del país?

En una nación con tantas necesidades de desarrollo como Colombia, las ingenierías son de mucha importancia; ellas están para aplicar los conocimientos que se tienen sobre las ciencias básicas, con miras a resolver problemas de la sociedad y diseñar políticas públicas.

¿Qué tipo de ingenieros necesita Colombia, en un escenario de posconflicto?

Con la gente que pasa por Los Andes buscamos desarrollar habilidades y competencias, que puedan responder a los desafíos que impone el país. Ahora, la formación profesional no se basa en contenidos; es decir, no tenemos que abrir un programa que se llame ingeniería del posconflicto… Lo importante es que la gente que se gradúa aquí tiene las destrezas que le permiten trabajar en este nuevo escenario, para el que los formamos.

¿Los aspirantes a ingenieros están saliendo mal formados de los colegios?

Salen con habilidades limitadas en ciencias básicas, pero no hay que echarles la culpa a los colegios; desde la educación superior hay que buscar la manera de nivelarlos, una iniciativa que ya tienen en marcha muchas universidades.

Teniendo en cuenta la alta deserción que se presenta en estos programas, ¿en realidad es muy difícil estudiar ingeniería?

No es tan difícil. Como cualquier disciplina esta tiene una formación técnica, en ciencias básicas y científicas, pero creo que no es un tema de dificultad, sino de saber vendernos; no estamos atrayendo suficientes talentos y tenemos que resolver ese mito de que los primeros semestres son muy complejos; esta es una carrera que podría estudiar cualquier persona.

¿Cuál debe ser el perfil de un joven que quiera estudiar ingeniería?

Debe tener pasión por el conocimiento y entender cómo generar con él soluciones a problemas coyunturales. En conclusión: debe tener mucho interés, la formación se la damos acá.

¿Cómo resolver el tema de la actualización permanente en los ingenieros?

Facultades como la nuestra tienen oferta académica enfocada en la actualización; no obstante, creo que el problema real es el divorcio que se está presentando entre el sector académico y el empresarial, porque si una entidad espera que un recién graduado tenga todos los conocimientos que ésta requiere, pues es una pretensión equivocada; cada organización tiene requerimientos distintos, y es imposible que la academia les dé a las firmas todas las competencias que necesitan. Por eso la profesión está enfocada en generar competencias, no solo contenidos específicos. Además, las personas maduran intelectualmente ejerciendo la profesión.

¿Cómo incentivar a los bachilleres para que se formen en ingenierías?

Este tema preocupa a todo el gremio y sabemos que debemos hablar más cercanamente con los colegios y orientadores profesionales, para explicarle a la sociedad para qué sirve la ingeniería. Tenemos que hacer un esfuerzo muy grande en materia de divulgación.