• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

En vilo 30% de subsidios de energía por falta de recursos

  

 
Aunque todos los años la asignación de los recursos para los subsidios de energía es una verdadera novela, porque siempre falta una parte que es asignada a último momento, este año los distribuidores del servicio de electricidad están más preocupados, pues a pocos días de que en el Congreso de la República quede repartido el Presupuesto General de la Nación del 2016, hay una parte de esta ayuda estatal que todavía no asoma.
 
Sumado a las menores disponibilidades de recursos fiscales (el Ministerio de Hacienda prevé una baja del 65 por ciento en los ingresos petroleros en el 2016, comparado con el 2015), las empresas que proveen el servicio están este año más limitadas para prestarle al Gobierno el dinero de los subsidios, que el Ejecutivo paga posteriormente. José Camilo Manzur, presidente de la Asociación Colombiana de Distribuidores de Energía Eléctrica (Asocodis), explica que anualmente se requieren cerca de 1,5 billones de pesos para subsidiar a los estratos 1 y 2 el servicio de la luz, y a la fecha hay un faltante de unos 450.000 millones de pesos, que incluso podría incrementarse.
 
El directivo señala que normalmente las empresas les dan la ayuda a los usuarios y luego le pasan la cuenta al Gobierno para que les gire el valor respectivo, pero en este momento tan coyuntural, en el que las empresas necesitan los recursos para comprar su electricidad por las variaciones en los precios en la bolsa de energía, sencillamente no pueden asumir este costo transitoriamente. Lo anterior, porque hay unas empresas a las que, si no tienen el dinero en efectivo para pagar la compra de energía, los generadores les cortan el servicio. O sea, no podrían destinar estos recursos y les tocaría recortar la ayuda a los usuarios.
 
En otras palabras, para que los generadores no les suspendan el servicio, algunas empresas no van a tener la caja para financiar los subsidios de sus usuarios. Alejandro Camargo, gerente general de la firma XM, que opera el mercado eléctrico, señala que según la exposición y el precio de la bolsa, el precio se incrementa, y si la empresa distribuidora no aporta unas garantías (cartas de crédito o prepago en efectivo), puede ocurrir que le corten el suministro para evitar el riesgo sistémico en el sector.
 
Mientras algunas fuentes consultadas señalan que aún no hay total claridad al respecto, pues en el trámite de las comisiones Tercera y Cuarta de la Cámara no quedó discriminado el rubro, ni el Ministerio de Hacienda ha dado un mensaje claro destinando la partida, Manzur no oculta su preocupación ya que, según dice, “esta vez no estoy observando que se apruebe al final la partida para los subsidios de energía, como siempre ha sido”.
 
Además, este año el fenómeno del Niño ha incrementado los costos de la energía en la bolsa (ha llegado hasta los 1.000 pesos el kilovatio hora), toda vez que al estar las plantas hidráulicas cuidando el agua para lo más crítico del verano, y al no haber suficiente gas disponible para que las térmicas operen con este recurso, la única salida son los combustibles líquidos, que deben importar (más costo por devaluación) o pagarlos al precio local.
 
Alzas importantes
 
Asocodis estima que al pasar al 2016 con este faltante, el 90 por ciento de los usuarios del país, correspondiente a los estratos 1, 2 y 3, es decir, unos 40 millones de colombianos que usan el servicio de energía, podrían verse afectados con el incremento en sus tarifas. Por ejemplo, si un consumidor de estrato 1 usa el equivalente a 10.000 pesos al mes, recibe un subsidio hasta del 60 por ciento, si toda la plata estuviera disponible. Es decir que pagaría 4.000 pesos.
 
Pero si la tercera parte del subsidio no está (2.000 pesos), solo recibiría una ayuda estatal de 4.000 pesos y debería aportar el faltante, para un incremento del 50 por ciento. A su turno, en los consumidores del estrato 2, el alza en el valor de la factura podría ser hasta del 30 por ciento, de acuerdo con Manzur. Además, pese a que en el Gobierno se oyen voces de que hay un compromiso con mantener estas ayudas, hasta el momento no hay certeza acerca de la disponibilidad del dinero. “Mandamos cartas y no nos dan respuesta. Es un tema que veo bastante delicado”, advirtió Manzur. Incluso los parlamentarios que están más enterados del tema están preocupados porque no hay claridad en la información, dado que no se ha determinado si la plata estará o no apropiada.
 
---------------
Hace unas semanas, en Enercol, organizado por la Asociación Colombiana de Ingenieros (ACIEM), el viceministro de Energía, Carlos Fernando Erazo, dijo que hay una obligación de subsidiar el consumo y que en ese momento se estaba definiendo la mecánica de cómo y cuándo se pagarán estas ayudas. Por lo pronto, el Gobierno, al recalcar que hay energía suficiente para atender la demanda, hizo un llamado a hacer un uso eficiente de este servicio.
---------------
 
El Niño presiona al sector eléctrico
 
Debido a que varias plantas de generación de energía térmica están en mantenimiento (se hace por esta época, que se supone que es de lluvias) y a que las centrales hidráulicas están conservando el agua para un verano más intenso, la semana pasada el mercado eléctrico experimentó una jornada en la que la energía ofertada fue menor a la demanda para unas horas específicas, en el reporte de la mañana del primero de octubre.
 
Según Luis Alejandro Camargo, gerente General de XM, inicialmente se pensó en hacer un racionamiento de potencia para conjurar la situación (mediante mantenimientos de redes), pero finalmente no fue necesario porque hubo un nuevo llamado de disponibilidad, que atendieron algunos agentes. Según el directivo, el viernes pasado, en las horas pico, la oferta fue ligeramente inferior a la demanda, en menos del 2 por ciento.
 
El operador del mercado está buscando que se generen unos 80 gigavatios hora día a través de las plantas térmicas, que equivalen al 40 por ciento de la demanda, aproximadamente, pero este nivel, de ser necesario, puede subir casi hasta el 50 por ciento. Esta mayor generación térmica ha elevado los precios de la energía en bolsa, que en los primeros días de octubre se treparon hasta 1.592,73 pesos el kilovatio, en promedio.