• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

“RITEL beneficiará a los colombianos”: ACIEM

Fuente: www.elespectador.com

Julián Cardona, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros (ACIEM), es incisivo en advertir que el Reglamento Técnico para las Redes Internas de Telecomunicaciones (RITEL), criticado por el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, y la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Sandra Forero, beneficiará a los colombianos, les permitirá un mayor acceso a la sociedad del conocimiento. Y, contrario a lo que manifestaron Henao y Forero, recalca que el aumento en el precio de las viviendas de interés prioritario (VIP) y social (VIS) ya estaba medido y no será tan alto como lo dicen el funcionario y la líder gremial.

Cardona asegura, en conversación con El Espectador, que el RITEL optimiza y hace más eficiente el despliegue de las redes de telecomunicaciones, frente al caos que han tenido que vivir los usuarios para adaptar sus viviendas cuando desean cambiar de operador de telecomunicaciones. Agrega que lo que está haciendo la CRC es ponerse al día con la legislación internacional y que los usuarios podrán elegir libremente el operador que mejor satisfaga sus expectativas y necesidades, sin necesidad de estar atados al dominio del primero llegue a los edificios de propiedad horizontal.

Camacol y la CRC se mostraron los dientes por el RITEL, e incluso el ministro de Vivienda entró a la discusión diciendo que ese reglamento les ponía la partida de defunción a las VIP. ¿Cuál es su opinión?

Camacol estuvo en todas las discusiones que se celebraron en los últimos cuatro años dedicadas al RITEL, porque ese reglamento lleva un proceso de maduración de aproximadamente eso, cuatro años. No es cierto que ponga en riesgo las VIP y las VIS. Hoy, de acuerdo a la reglamentación existente, hay normas que implican que todos los constructores deben poner una infraestructura mínima para telecomunicaciones (banda ancha, TV digital). El RITEL se ajustó al mínimo posible, de manera que el incremento que hay que hacer sobre el valor que ya existía es muy pequeño. Para los VIP es de $286.000 por unidad habitacional y para las VIS $526.000. Esto representa el 0,6% de los valores de las viviendas en ambos casos. El incremento es muy pequeño y no corresponde a las cifras dadas por Camacol, que habla de valores exageradamente altos.

Ustedes están de acuerdo con el reglamento de la CRC...

La CRC expidió un reglamento para beneficio de todos los colombianos. El RITEL es tan beneficioso para el país como en su momento fue el RETIE (Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas). Estos valores tan pequeños que hacen que las viviendas de estratos más bajos cuenten con unas redes de telecomunicaciones van a permitir el acceso a internet, al teletrabajo, y permitirán reducir los índices de desempleo. Se trata de favorecer el acceso a la sociedad del conocimiento. Es un reglamento útil que ya existe en otros países.

Los opositores aseguran que los materiales que se exigen ni siquiera se hacen en Colombia, hay que importarlos y eso, además, eleva el precio de las viviendas.

Hoy hay 30 empresas que tienen los materiales en Colombia. Son de primera calidad porque tienen que proteger la vida humana. No hay ninguna justificación para oponerse al desarrollo tecnológico y a que las clases menos favorecidas tengan internet y televisión digital terrestre. Los materiales ya están incluidos en los valores que le di, y algunos de estos tienen posiciones arancelarias que los dejan exentos.

¿Ustedes fueron consultados por la CRC en estos cuatro años?

Sí, incluso colaboramos en la elaboración del estudio. Hicimos los aportes técnicos y de ingeniería. Apoyamos a la CRC en la elaboración de estos cálculos. Tenemos el sustento. Son de conocimiento público. Igual a la reacción de hoy, pues así fue hace ocho años cuando salió el RETIE. Y algo muy importante: los reglamentos no son sólo para Colombia; esto existe para regular la participación de todos, y en este caso les va a permitir a los usuarios escoger su operador de telecomunicaciones y que no les toque vivir la situación monopólica de un edificio cuando un solo operador está presente. La gente podrá cambiar su operador cuando no esté conforme. La medida es excelente.

¿Camacol se opone porque les toca sacar de su bolsillo y poner dinero?

Exactamente. Uno comprende que defiendan sus intereses, pero Camacol había pedido una prórroga de más de seis meses para poder tramitar la mayor cantidad de licencias de construcción, por lo tanto el efecto que se está presentando no es sobre las 400.000 viviendas de las que se habla sino muchísimo menos. Para eso se hizo la prórroga de más de meses a la entrada en vigencia del Ritel.