• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

Si la Nación no pone $166.000 millones, Collins no podría acabar Túnel de La Línea

La idea de un desenlace del novelón entre Carlos Collins y el Gobierno en la historia del Túnel de La Línea depende de una fiducia de $327.000 millones, en la que la Nación tendrá que poner $166.000 millones y así permitir que el contratista concluya la obra el 30 de noviembre de 2016.

Ver infografía: Nuevo cronograma para el túnel de la línea

El vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, dijo a Caracol Radio que este contrato  estuvo mal suscrito desde el inicio puesto que ha sido aplazado. Dentro de los males menores, el principio de acuerdo que anunció el Invias, el Ministerio de Transporte, y el consorcio es la mejor solución si se cumple.

No obstante, LR conoció que  de los $166.000 millones que debería poner el Estado, $133.000 millones podrían considerarse como sobrecostos. De estos, $108.000 millones hacen parte de una conciliación frente a una demanda ante un tribunal de arbitramento por $235.000 millones, y otros $25.000 millones hacen parte de lo que se reconocería al consorcio Segundo Cententenario (Utsc) por daños causados por la ola invernal. Esta última cifra ya está presupuestada en el Invias.

Frente a la manera de conseguir el dinero del tribunal de arbitramento, fuentes cercanas al proceso revelaron a LR que la Procuraduría General de la Nación deberá avalar el acuerdo de conciliación, aunque tiene la facultad de definir una cifra menor. En tal caso faltaría dinero, cuyo monto se puede establecer a través de otro acuerdo, aunque aún no se tiene certeza sobre de dónde saldrán esos recursos en tiempos de recortes presupuestales.

El dinero restante, $33.000 millones, provendrán también del Invias y responderán a riesgos geológicos que, de acuerdo con fuentes cercanas a LR, estaban previstos desde la entrega del contrato.

El director de este instituto, Carlos Alberto García, señaló que la audiencia sobre la caducidad del contrato de la obra de 8,6 kilómetros entre Tolima y Armenia no se ha reversado y está prevista para la tarde del 24 de marzo.

“La audiencia aún está en firme, solo fue aplazada a partir del principio de acuerdo que anunciamos con el ministerio de Transporte. No obstante, la culminación del proceso depende de que se abra la fiducia y la aseguradora (Nacional de Seguros) consigne $30.000 millones”, puntualizó el funcionario.

Así las cosas, del total de recursos que serán administrados por la fiducia, que según dijo la jefe de la cartera de Transporte, Natalia Abello, debe ser constituida el 13 de marzo, $53.000 millones hacen parte de lo que tiene la Utsc por concepto de maquinaria y plantas, y otros $41.000 millones los pondrá Collins.

Además se pondrán $37.000 millones que hacen parte del contrato inicial de $629.052 millones, por conceptos de incumplimiento de metas y problemas geológicos. También durante 2015.

Julián Cardona Castro, presidente de Aciem, dijo que el monto que hoy pone la Nación parece alto, pero resulta siendo mejor que iniciar una licitación de $400.000 millones, la cual habría necesitado probablemente más recursos y tiempo.

Para cumplir este acuerdo, que depende de los recursos de la fiduciaria, que deberán estar en una cuenta bancaria el 16 de marzo, Abello dijo que han pactado “metas medibles y verificables mes a mes, que son 20 hitos”.

Según García, estos plazos comienzan a medirse el 30 de abril de este año, y contemplan terminaciones de obras, inicios de otras estructuras y reinicio de algunas que ya estaban adelantadas y hoy están detenidas.

Por el lado de las construcciones secundarias, se tienen planteados 18 túneles, con una longitud de 3.390,5 metros,  y 17 puentes, con una extensión de 4.730 metros. Así las cosas, en el primer mes se debe iniciar la obra del Puente Envidia en Tolima, de 156 metros cuadrados y el Túnel Virgen Blanca de 200 metros.

El director del Invias señaló que en el túnel principal, se empezará a trabajar en fases de fallas como la gata y la Soledad, que fueron causadas por la ola invernal, y en el mes siguiente se construirán los nichos contra incendios, puestos SOS, el revestimiento superior y la geomembrana.

En febrero de 2016 iniciará la repavimentación de la calzada y en marzo seguirá la construcción de los edificios de control, para después seguir con la adecuación de los peajes y la puesta en funcionamiento en noviembre.

Cabe aclarar que así se entreguen paulatinamente obras durante 20 meses, la vía no estará habilitada en ningún tramo hasta después de la entrega en noviembre, eso sí se cumple con todo el intinerario.

Sobre este punto Vargas Lleras y Abello resaltaron que si Collins se atrasa en dos meses, continuos o discontinuos, este se retirará del contrato, por lo que se deberá definir la figura que se adopte en este caso.

Aunque parece estar cerca el final de la historia del contrato   del Túnel de la Línea, que ahorra cerca de una hora de viaje y conecta al occidente del país con el centro, aún está a la espera de unos pagos y corre riesgo de que a principios del otro año se vea obligado a mirar de dónde sacan nuevos recursos.

Aún no se concilia tribunal por revestimiento

Aunque el contratista y el Gobierno llegaron a una conciliación sobre el tribunal de arbitramento por $108.000 millones, LR conoció que las partes aún no definen algún arreglo sobre dicho tribunal a raíz de un problema con el revestimiento del Túnel de la Línea, que tiene una demanda sobre $150.000 millones. Esta sería otra cuenta por pagar de la Nación en caso de que la solicitud de Collins prospere, aunque expertos dicen es probable que el contratista no reclame.

Las Opiniones

Natalia Abello

Ministra de transporte

“No hay lugar a ampliaciones, la obra debe entregarse el 30 de noviembre de 2016. Si no se cumple hay pacto para terminación anticipada”.

Carlos Alberto García

Director del Invias

“La audiencia sobre la caducidad del contrato está aplazada y se define el 24 de marzo. Depende del pago de la aseguradora”.

Fuente: www.larepublica.co