• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

¿Quién está saboteando a Movistar?

El robo de cobre ha sido pan de cada día de los operadores de telecomunicaciones de Colombia por el alto valor comercial que tiene ese elemento, pero ¿robos de cable?

El miércoles, unos vándalos robaron una caja de conexión de fibra óptica de Movistar en la vía Medellín – Bogotá a las 2 d

e la tarde, y luego un segundo ataque a las 6 de la tarde. Este segundo robo fue el que en realidad ocasionó la falla en el servicio porque era el que lograba hacer que funcionara la red sin problema a pesar del primer corte.

El cable no tiene ningún valor comercial como sí lo tiene el cobre. Robar cable de fibra óptica de una red no tiene sentido porque no tiene valor comercial en el mercado pero en cambio sí puede afectar toda una red, asegura el presidente de Virgin Mobile, Juan Guillermo Vélez.

Según el presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros, Aciem, Julián Cardona, resulta sospechoso que se hayan robado el plástico, lo que muestra que el interés no era robar por dinero sino por afectar la red.

El cable que se robaron no se dio en lugares aislados sino en sitios estratégicos donde se sabía que se podía ver afectada toda la red. Y eso solo lo sabe alguien que conozca muy bien el diseño de la infraestructura de Movistar.

Movistar solicitó a las autoridades, investigar lo ocurrido ya que es la primera vez que ocurre y también les resulta extraño el modus operandi del asunto.

Redes camufladas

Cardona explica que en los sistemas de fibra óptica, se trabaja en un sistema de anillos, en el que los datos viajan por el lado derecho de un anillo y si se rompe, se envían los datos de inmediato hacia el lado opuesto para que nunca haya interrupción.

En este caso no pudo haber recuperación del servicio porque el segundo atentado afectó la capacidad de redundancia de la red. La conclusión que se puede desprender es que este fue un acto adrede, efectivo y contundente que logró la parálisis del servicio.

No es fácil saber dónde están esos puntos de conexión clave en una red, explica el ingeniero, ya que estos están camuflados y enterrados debajo del suelo. Estas redes van canalizadas en ductos y en cámaras debajo de los andenes y cada cinco kilómetros se ubican los repetidores.

Fuera del andén es imposible adivinar los puntos clave, a menos de que se tenga el mapeo de la infraestructura.

Otros casos

En la época de TV Cable (hoy Claro) en la década pasada, eran comunes los daños en la red que ocasionaban la interrupción en el servicio cada vez que se construía un nuevo tramo de TransMilenio, porque al taladrar el suelo, rompían los cables de internet y televisión.

La larga interrupción en el servicio que presentó Claro en septiembre de 2013, se debió a una equivocación en la planeación de la actualización de la red que hizo que no empatara adecuadamente y se interrumpiera el servicio durante toda una mañana.

Este fue un caso diferente ya que fue responsabilidad del operador. Los operadores de redes fijas tradicionales como ETB, Une y Emcali, han sufrido de robos constantes de su red, que ocasionaban cortes en servicio, pero había una causa: el robo de cobre.

En la calle 26 en Bogotá se hace evidente la red de cobre de ETB y cortaban muy fácil la red allí. Para evitar esas molestias, ETB ha actualizado su infraestructura a fibra óptica.

Las tapas que llevan a los ductos bajo el suelo, también son apetecidas por los hampones, quienes logran burlar la seguridad de estos elementos. En estos casos también es por el valor comercial de las tapas.

Incluso Movistar también ha presentado fallas anteriores pero por rupturas en sus redes cuando se realizan obras públicas que sin querer rompen su red, pero nunca adrede como esta vez.

El valor del cobre

El cobre es un bien escaso, de alto valor a nivel mundial y se cotiza en la Bolsa de Nueva York. Es de hecho, el principal producto de exportación de Chile.

El cobre se usa esencialmente en cables electrónicos ya que tiene una gran conductividad así que transporta fácilmente corrientes eléctricas.

Es un material además, casi eterno pero desde hace 20 años que se descubrió la fibra óptica, es más utilizada por los operadores para reducir costos.

Desde entonces, la industria y hasta los ladrones de redes, saben que el cable y la fibra no tienen valor comercial.

De otra parte, el Ministerio TIC llevó a cabo una inspección técnica en los centros de gestión de Telefónica en Morato y Entrerríos de Bogotá. A partir de ahí, llevará a cabo las actuaciones administrativas necesarias para determinar si hubo negligencia por parte de la empresa, lo que podría terminar en multas de hasta 1.230 millones de pesos.

Fuente: www.semana.com