• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

Gasolina barata con menos impuestos

Solo si el gobierno se “da la pela” y modifica la estructura tributaria que recae sobre el costo de los combustibles, sería posible pensar en Colombia en un menor valor de estos productos para el bolsillo de los consumidores.

Así lo consideran los expertos consultados por El Colombiano, Julián Cardona Castro, presidente nacional de Aciem; y Juan Fernando Prieto, presidente de Aes, gremio que reúne a distribuidores minoristas de combustibles.

Sin embargo, las visiones de ambos expertos difieren en sus perspectivas en torno a esta posibilidad.

Si bien el presidente del gremio de los ingenieros, no plantea ese hecho como una posibilidad real y que se pueda dar en el corto plazo, sí señala que no es del todo utópico pensar en una vía como esa.

Explica que sería posible establecer un impuesto en valor constante y no variable, que se aplicara sobre el valor de los combustibles líquidos.

Además, agrega, la fijación de ese impuesto debe corresponde a unos criterios técnicos, y no como ha sucedido que “Colombia a través de su historia, los precios de los combustibles se han manejado un poco al vaivén político”.

Y plantea que la porción de impuestos que puede dejar de recibir la Nación con una reestructuración así, se compensan con un mayor dinamismo de la economía, que generaría recursos vía más consumo, por ejemplo.

Pero para el presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio (AES) Juan Fernando Prieto, una reducción de impuestos, que representan una cuarta parte de la estructura del precio final, sí es utópico.

“Eso significaría menos ingresos para Ecopetrol (...) Tampoco es factible que el gobierno decida recortar una fuente de recursos como los impuestos al combustible, cuando ha anunciado una serie de proyectos de inversión (...) No es política del Estado vender combustible barato”.

No importa la visión optimista o menos positiva, solo una estructura tributaria clara puede incidir en el precio del combustible que usamos.

Nuevas energías serían alternativa de largo plazo

Por ahora es claro que Colombia no dejará de depender en un buen número de años de los combustibles fósiles. Sin embargo, en un mediano y largo plazo, otro tipo de combustibles y de energías se abrirán paso y podrían contribuir a una reducción. Por ahora, en el caso de los combustibles, la energía eléctrica es la alternativa mundial más avanzada. Y aunque aún es costoso mover un carro con ella, especialmente por el factor de producción de sus baterías, poco a poco su uso se vuelve más común y se encuentran nuevas alternativas para su fabricación, vida útil y disposición final.

Además, un país como Colombia tiene la ventaja de su alta producción de energía a partir de fuentes hídricas que pueden propiciar un beneficio en cuanto al costo de este insumo.

Empero, aún es necesario una acción más decidida desde la esfera política y de la reglamentación oficial para facilitar no solo el uso de este tipo de vehículos, con medidas permanentes de desgravación y estímulo por su poca carga contaminante, y clarificando factores como la disposición final de las baterías luego de cumplir su vida útil, para no contaminar el medio ambiente.

Fuente: www.elcolombiano.com