• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

“No se puede desarrollar un país sólo con banda ancha móvil”: Julián Cardona Castro

Los contratos de concesión de servicios móviles firmados por Claro y Movistar durante 1994 en Colombia están en el ojo de la tormenta. Válidos por 20 años, vencieron el 29 de marzo de 2014 y, de acuerdo a la letra original de los textos, los operadores deberán regresar al Estado las frecuencias del espectro radioeléctrico y la infraestructura que utiliza esas bandas.

Sin embargo, el artículo 4 de la ley 422 de 1998 indica expresamente que “en los contratos de concesión de servicios de telecomunicaciones, la reversión sólo implicará que revertirán al Estado las frecuencias radioeléctricas asignadas para la prestación del servicio concedido. La reversión de frecuencias no requerirá de ningún acto administrativo especial”. En un sentido similar, el artículo 68 de la ley 1341 de 2009 señala que “en las concesiones, licencias, permisos y autorizaciones de servicios de telecomunicaciones al momento de entrada de la presente ley, la reversión sólo implicará que revertirán al Estado las frecuencias radioeléctricas asignadas para la prestación del servicio concedido. La reversión de frecuencias no requerirá de ningún acto administrativo especial”.

La diferente interpretación de los textos legales redundó en severas discusiones. Por un lado, voces señalaban que Claro y Movistar deben regresar al Estado espectro e infraestructura. Estas argumentaciones se basan en la sentencia C-555 de la Corte Constitucional de agosto de 2013, que resolvió “declarar la exequibilidad del artículo 4 de la Ley 422 de 1998 y del inciso cuarto del artículo 68 de la Ley 1341 de 2009…en el entendido que en los contratos de concesión suscritos antes de la entrada en vigencia de estas normas se deberá respetar el contenido de las cláusulas de reversión acordadas”. Se entiende, así, que Claro y Movistar deberán devolver infraestructura. La Corte, no obstante, indica que puede haber reversión o existir una compensación económica de parte de los operadores. Las partes deberán sentarse a negociar.

Signals Telecom News conversó con Julián Cardona Castro, presidente nacional de la Asociación Colombiana de ingenieros (ACIEM) sobre estas cuestiones legales, la posibilidad de que el Estado utilice la infraestructura a  ser devuelta por los Claro y Movistar para desplegar una red mayorista y el futuro de los servicios móviles y fijos en el mercado colombiano.

Signals Telecom Consulting: La Corte Suprema dictó la reversión de activos para Movistar y Claro, ¿por qué hay confusión sobre si la misma comprende el periodo 1994-1998 como alegan los operadores o el lapso 1994-2014 como sostienen otros actores del mercado?

Julián Cardona Castro: En realidad no sabemos dónde nació la confusión. Revistas importantes de Colombia han publicado que desde el Gobierno piensan que la posición de reversión de los activos va desde 1994 a 1998 y esto trajo confusión.

En ACIEM estudiamos el tema. En el año 1998, el artículo 4 de la ley 422 y el 68 de la ley 1341 del año 2009 indican que los operadores deben entregar las frecuencias de espectro radioeléctrico. Sin embargo, los contratos de 1994 contenían cláusulas de reversión de activos que no deberían ser cambiadas.

Para explicar nuestro análisis, sirve como ejemplo la concesión de carreteras: una vez que se culmina el contrato, el concesionario debe entregarla tal como está. En el caso de Claro y Movistar, los contratos de reversión hablan de bienes y la sentencia indica que puede haber compensación económica, una vez se aclare el periodo que abarque la reversión. Hay varias salidas, el Gobierno deberá hacer su interpretación.

Pero en la prensa se ha publicado que el Gobierno estima que la reversión debe ser por el periodo 1994-1998, pero no se sabe de dónde salió esa información, ni quién asumió la posición del Gobierno.

STNews: ¿Se ha pronunciado la Contraloría general de la República sobre este tema?

JC: Quedó claro que en ambos artículos de las leyes mencionadas que se referían a los contratos posteriores. Las leyes no pueden ser retroactivas. Todo lo que se firmó después de 1998 o 2009 queda excluido de la reversión, por el ejemplo el contrato de Tigo. Para lo que se firmó previo a esas leyes, el contrato está vigente e incluye reversión de activos.

STNews: ¿Cuáles son las alternativas para definir esta controversia?

JC: Una alternativa puede ser la convocatoria a un tribunal arbitral, que funcionaria con leyes colombianas y cuyas autoridades son nombradas por las partes. Puede estudiar el caso y decidir.

STNews: Sea cual fuere la resolución, ¿cuándo se definiría la liquidación del contrato?

JC: La liquidación de los contratos tiene un periodo que puede durar hasta dos años. El 28 de marzo de 2014 se terminaron los contratos de Claro y Movistar.

 

STNews: ¿Se espera algún tipo de pronunciamiento sobre la venta de torres que hizo Movistar hace varios años y que ahora podrían ser parte del proceso de reversión?

JC: Primero se debe determinar el periodo que implica la reversión de activos. Después, los peritos deben reunirse con los operadores y ver en detalle cuáles son los bienes que corresponden. Si fueron vendidos podría tener lugar una compensación económica.

A su vez, no se debe perder de vista que en su fallo, la Corte sostuvo que puede existir una compensación económica de parte de los operadores, lo cual abre un espacio de diálogo y acercamiento.

STNews: Se menciona un arbitraje para determinar el valor de los activos a ser revertidos, ¿tiene ACIEM un valor aproximado de los mismos?

JC: No lo tenemos. Primero se debe aclarar el periodo en controversia. Si son cuatro años, correspondería evaluar las tecnologías 2G. En caso de ser un plazo mayor, ya se deberían incluir tecnologías 3G, 3G+ y LTE.

STNews: De revertirse los bienes, se ha mencionado que podría desplegarse una red mayorista estatal que aloje varios operadores, ¿qué opinión tiene ACIEM al respecto?

JC: Existen dos grandes modelos de competencia en la actualidad: uno es la prestación de servicios y el otro el despliegue de redes: cada operador con su propia red. Sin embargo, hay ejemplos exitosos de modelos de prestación de servicios como la TV Digital en España, donde existe un operador de red troncal que alquila transporte para la distribución de señales; no interviene en los contenidos, sino que sólo ofrece el transporte.

En ese sentido, algunos analistas piensan que el Estado podría recibir la infraestructura y dar arrendamiento a operadores.  Esto requiere de un gran esfuerzo del Estado para actualizar la infraestructura.

El Estado podría desarrollar una política de banda ancha móvil, ya que su masificación tiene tropiezos para llegar con operaciones a los estratos más bajos, los más vulnerables. Se debe tener en cuenta los estudios que indican que un 10% de incremento en la penetración de la banda ancha incide en un crecimiento del 1,5% del PIB. La banda ancha es necesaria para el desarrollo de los países.

STNews: Desde un punto de vista ingenieril, ¿sería fácil estimar que parte de la red corresponde a la licencia de 850 MHz y cuál no? Esto tomando en cuenta que muchos equipos ofrecen al operador la capacidad de ofrecer servicios en diferentes bandas de espectro.

JC: Las tecnologías que se ofrecen hoy, es decir, 2G, 3G y LTE pueden ser independientes de la banda de espectro. No hicimos los cálculos exactos para el análisis porque desconocemos los procesos de instalación. Una vez se definan, los analizaremos.

STNews: ¿Cómo percibe el futuro del mercado móvil?

JC: Hubo un gran impulso con las licitaciones de espectro. Colombia tiene asignados casi 500 MHz, que si bien está lejos de lo indicado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, es un avance.

Sin embargo, persisten dificultades de calidad de servicio y de despliegue de antenas, en muchos casos por desconocimiento sobre su afectación a la salud. Hay oposición a la instalación de antenas, aunque el Gobierno hizo esfuerzos para reglamentar las emisiones de campos electromagnéticos, lo cual tranquilizará a la gente. Para el año próximo se prevé la licitación de 700 MHz. Hay tropiezos pero se avanza.

En el campo de las telecomunicaciones fijas también hay avances. Por ejemplo, la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) está instalando FTTH con velocidades de 20 Mbps, muy superiores a las que ofrecen los móviles que en 3G rondan 1 Mbps y con 4G no superarán los 12 Mbps. De todas formas, si comparamos Colombia con los estándares de la OCDE no estamos muy bien ubicados.

STNews: ¿Cómo evalúa la banda ancha móvil con respecto a la fija?

JC: La banda ancha móvil es un servicio complementario. No se puede desarrollar un país sólo con banda ancha móvil. Los accesos fijos con clave. Hay que mirar Europa, que quiere el 50% de los hogares conectados con 50 Mbps para 2020. La red fija es la que permite desarrollar un verdadero acceso a Internet.

STNews: ¿LTE podría suplir a los accesos fijos?

JC: Técnicamente no. Complementan y contribuyen pero es poco probable que sustituyan a los fijos por la congestión de espectro, retardo de las señales, caída de comunicaciones. Los móviles son importantes complementos. Pero las aplicaciones pesadas para telemedicina y teleeducación, por ejemplo, requieren accesos fijos, fibra óptica. Se debe tener en cuenta las aplicaciones basadas en video, cuyo tráfico se multiplicará por cinco para 2016; los móviles no lo soportarán.

Los móviles sirven para aplicaciones cortas, para buscar información rápido. Los trabajos de largo aliento requieren banda ancha fija.

Fuente: www.signalstelecomnews.com