• Teléfono: 571 312 73 93
  • Dirección: Calle 70 # 9-10 Bogotá

ACIEM

Advertencia por venta de dispositivos no aptos para televisión digital

Aciem encendió las alarmas: en el país se están vendiendo televisores sin que se le advierta al usuario que debe comprar un decodificador adicional para disfrutar, en 2015, de la nueva señal de televisión.

Comprar un televisor para disfrutar el próximo Mundial de Fútbol de Brasil, o para no perderse los últimos capítulos de las series de moda exhibidos en los servicios de entretenimiento por internet, como Netflix, o simplemente para asistir a la programación de los canales locales, ha dejado de ser una tarea sencillo. Y no por la constante renovación de referencias y modelos por parte de los fabricantes, que incluyen, ahora, el formato cinematográfico 4K, y venden, según la consultora GfK, alrededor de US$1.000 millones al año.

La dificultad proviene de la televisión digital terrestre (TDT) y de la tecnología DVB-T2, el nuevo formato de transmisión que cubrirá al país a partir de abril de 2015 y que, además de ofrecer una mejor calidad de imagen y experiencia en el servicio, obligará a los televidentes colombianos a renovar sus televisores. O a adquirir un decodificador para que disfruten las nuevas ventajas de la señal.

Ese ejercicio, en apariencia tan simple, está regulado por la resolución 4337 de 2013 de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), en la cual se definen los aspectos técnicos que deben cumplir los dispositivos. Incluso, el artículo 12 define que se debe informar al consumidor en el momento de la compra de las capacidades del nuevo equipo, por lo que los vendedores deben incluir en un lugar visible la advertencia: “Este televisor NO recibe la señal de televisión abierta digital. Necesita comprar por separado un decodificador externo”.

Pero a pesar de lo sencillo de la norma, su aplicación está generando varios dolores de cabeza. “Hemos visto un grave problema con los receptores que están llegando en masa al país por cuenta del Mundial y también en los 4K, de ultra alta definición, que son altamente costosos. Y es que no se está cumpliendo la obligación de informar al consumidor sobre si los equipos permiten o no recibir la señal de TDT”, afirma Julián Cardona, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem).

El problema va más allá de que las cajas de los televisores informen realmente las capacidades del equipo, o sea, de que tengan o no la calcomanía explicativa: si no cuentan con esta característica, los usuarios están obligados a adquirir el decodificador. “Tiene un costo adicional que puede estar en el orden de los US$100, que pueden economizarse si el televisor viene con el equipo incorporado”, explica Cardona.

El gremio afirma que este fenómeno está ocurriendo en todo el país y en todos los sitios. “Cuando la gente llega a comprar, se deja llevar por la imagen y la capacidad del televisor, pero no en la calcomanía. Está ocurriendo especialmente con los televisores 4K, que llegan con un precio cercano a los $20 millones pero no indican si son aptos o no para la televisión digital”, agrega.

Sin embargo, al ser consultado sobre el cumplimiento de la norma, Guillermo Botero, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), afirmó que sus afiliados han cumplido con las indicaciones impartidas por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) sobre el tema: “Hemos realizado campañas para informar a todos los actores, incluidos los distribuidores, sobre la aplicación de la norma. Este esfuerzo ha quedado en evidencia en las visitas que la SIC ha realizado a los sitios de venta. Eventualmente habrá ciertos actores que no la cumplan, pero están siendo sancionados conforme lo indica la norma”.

A la par de este inconveniente, Aciem le ha solicitado al Gobierno que fije una fecha definitiva a partir de la cual todos los televisores que entren al país tengan que cumplir con la recepción del estándar DVB-T2. “El objetivo es evitarle al consumidor un gasto adicional porque no se le explica bien las acaracterísticas del dispositivo que vaya a adquirir”.

Fuente: www.elespectador.com